“¿VAMOS A IR A VOTAR EN MEDIO DE ENFERMOS Y CADÁVERES?”

Por Walter Reynaga V…

Socialismo del Siglo XXI: la gran confabulación

Hoy en la tarde (18-06-20), en Radio Panamericana se floreaba al tradicional estilo de capo sindicalista uno de los jefes de la COB que está al servicio de Evo Morales, el jefe del narcosocialismo. El bueno de Guarachi, el entrevistado, trataba de justificar su amenaza de “convulsión social” si el gobierno no accedía a llamar a elecciones para septiembre. Alegaba en afán de despintar el peligro que significaría hacer trajinar a 6 millones de ciudadanos por mesas electorales en medio de la pandemia. Mientras le atribuía a las elecciones todo género de virtudes, tal si fuera un remedio mágico para solucionar todos los males del país.

Luego, en el mismo programa de Panamericana, entrevistaron al líder de los maestros José Luís Álvarez para abordar el tema. Álvarez desmintió la convocatoria de la COB que alegaba haber logrado Guarachi, así como el supuesto consenso de las organizaciones afiliadas para arrastrar al país a la “convulsión social” que obligaría al Gobierno de Añez a llamar a elecciones. Calificó a Guarachi y su gente de traficantes del sindicalismo, de vendidos al MAS y otras cosas más. Y no sin razón.

Pero Álvarez hizo más, calificó las elecciones como algo inútil. Como algo puesto para beneficio de los empresarios y nunca a favor del pueblo trabajador. Y menos aún con políticos afanados por tomar el poder para enriquecerse robándole al estado, tal como el MAS en 14 años de gobierno, sentenciaba.

La cosa no quedó ahí. Entre lo más notable dicho por el inspirado dirigente docente, estuvo su respuesta a la pregunta por si sería posible hacer elecciones el dos de septiembre: “¿Vamos a ir a votar en medio de enfermos y cadáveres?”

Hasta ahí, bien. Donde perdió el hilo con la realidad fue cuando el periodista le preguntó por el, qué hacer. Fue ahí que saco su paquetito habitual de consignas marxistas para proponer: “Un gobierno obrero”, “nacionalizar la banca”, “nacionalizar todos los centros de medicina privados y ponerlos al servicio de la salud… la empresa privada nacional y extranjera…”, etc.

Esto es, que le propuso a Bolivia, no otra cosa que copiar a Cuba, la URSS, a la China de Mao, a Venezuela… Copiar su fracaso y desgracia bajo el régimen socialista.

Lo que nos obliga a preguntar: ¿habrán evaluado nuestros líderes marxistas leninistas… los resultados desastrosos de la revolución socialista que le proponen al país? Cuyo destino de fracaso no tiene excepción en el mundo. ¿Habrán llegado a establecer el origen o causa de tal fracaso? Y si lo han conseguido. ¿Por qué siguen con la misma sarta de consignas de siempre?

“Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” Einstein.

Comentarios desde Facebook