Que la izquierda tuvo mejores tiempos, cierto. Hoy es cualquier cosa. Fracasado Marx, ya no saben a qué lado mirar

Imagen relacionada

La izquierda continúa rodando cuesta abajo luego del cuarto de hora de gloria del “socialismo del siglo XXI” dopado con los petrodólares de Venezuela. Como dice Zizek:

<<Este es el gran problema para la izquierda: el capitalismo se está acercando a grandes problemas, pero hoy la izquierda no tiene una respuesta coherente para decir qué deberíamos hacer. Esa fue la verdadera tragedia con Chávez en Venezuela. Para mí, fue un Fidel Castro con dinero. No resolvía problemas, sino que tenía suficiente dinero para tirárselo a los problemas. Experimentaba todo el tiempo.>> (Slavoj Zizek: “Trump como Perón mezcla extremos”, 2018).

En suma, que frustrado el “modo de producción” socialista, fracasado en todos sus intentos, la izquierda no tiene ya nada que proponerle a la humanidad, nada de la magnitud de un “modo de producción” alternativo. Única manera de plantear un proceso revolucionario. Ni Chávez, ni Morales, ni Fidel, ni Mao ni Lenin supieron nunca qué hacer (tampoco Trotski) en procura de instalar el nuevo “modo de producción”. Ni Stalin, que pragmático terminó refugiándose en lo que tenía a la mano, la fuerza bruta, militarizando la economía.

El socialismo nació sin diseño de ruta revolucionaria. Y, así está hasta hoy. Lo que da muestra, además, de la esterilidad de la teoría marxista, efecto de su equivocada concepción de la realidad del capitalismo.

 

Los nuevos temas de la izquierda

Algunos levantan todavía la posibilidad harto trajinada de la de la empresa autogestionaria, comunitaria, cooperativa a pesar de estar ya demostrada su inviabilidad como asiento y base de un nuevo “modo de producción” alternativo al capitalismo. Punto de vista que comparte Zizek:

<< Autogestión de los trabajadores, darles fábricas, cooperativas. Quizás haya funcionado en algún lado, pero a nivel global, no. Por eso los de izquierda, en vez de llorar por el capitalismo global y nuevas formas de fascismo, debemos preguntarnos seriamente: ¿qué tenemos para ofrecer? ¿Tenemos una alternativa? ¿Cómo hacerlo? Es una situación trágica.>> (Fuente: www.perfil.com).

 

No encontraron la respuesta. No supieron hacer la pregunta

Cierto, concordamos con Zizek que la adecuada formulación del problema significa conseguir la mitad de la respuesta:

<<—Usted dijo que Lenin volvió a Suiza para leer a Hegel. —Sí, pero no al Hegel histórico, sino al lógico, al más abstracto. Necesitamos eso. Este es el momento para pensar. Porque lo que hace años decían los izquierdistas, ahora lo dice el establishment: no necesitamos filósofos, tenemos problemas concretos, debemos resolverlos. ¡No! La primera tarea de pensar no es solucionar problemas, sino formularlos, qué son realmente los problemas. —Formular correctamente el problema. —Y eso es lo que solo hace el pensamiento. >>(Fuente, Zizek: www.perfil.com)

Pero a diferencia,  estamos conscientes de que el problema no puede ser menos que la cuestión del “modo de producción” alternativo al burgués. Mucho más que tal o cual  retoque al sistema o la introducción oportuna de nuevos temas y asuntos, como el deterioro del medio ambiente, el agotamiento de los recursos naturales, las reivindicaciones de los homosexuales o el feminismo… Tampoco cuenta en tal sentido el afán por mejores formas de redistribución de la riqueza, menos aún bajo criterios populistas, sea en los pasos de Keynes o del “estado de bienestar”.

Sin embargo, Zizek confirma la magnitud del vacío que sufre la izquierda a estas alturas de la historia. Vacío que advertimos ya antes de la caída del Muro de Berlín. Entonces, si algo tiene que hacer la intelligentsia de la izquierda, es redoblar esfuerzos por inventar un nuevo “modo de producción”, para sostener coherentemente su rechazo al modo capitalista. Ni más ni menos.

 

Fascismo y socialismo, primos hermanos

Zizek habla de que Perón habría mezclado dos extremos. Pero no es así, se equivoca. Perón labra su propuesta política bajo el influjo de la ascendente estrella ideológica marxista (a la cabeza de la URSS) como la del fascismo encabezado por los Hitler y Mussolini. Posiciones políticas que coinciden en el sometimiento estructural de la economía al poder político. Que viene a ser el rasgo esencial del socialismo, común en sus diversas variantes.

http://www.perfil.com/noticias/periodismopuro/zizek-trump-como-peron-mezcla-extremos.phtml

Comentarios desde Facebook