¿Por qué el Santo Padre juega para el equipo socialista? ¿Por qué calla frente a la atroz situación del pueblo venezolano y los crímenes de Maduro? ¿Qué intereses defiende?

Resultado de imagen para muerte oscar perez

La iglesia está organizada como un estado aristocrático (el Sínodo de cardenales o “príncipes de la iglesia”). Un régimen que parece haber derivado de facto hacia un estado oligárquico. Donde una élite cerrada y poco transparente hace y deshace con los intereses y asuntos de la iglesia y la cristiandad. Que por cierto conciernen a más de mil millones de fieles distribuidos por todo el planeta.

El régimen oligárquico, por empoderar a un círculo cerrado de personas, propicia condiciones para el secreto y el accionar oculto de sus autoridades, Dando posibilidad a afanes y tratos ajenos a los intereses del estado y hasta hechos de corrupción. Y la historia de la iglesia católica da cuenta de muchas facetas señaladas por este tipo de cosas.

Por lo que no sería extraño que detrás de la actitud piadosa del papa para con los regímenes populistas, criminales, como el del socialista Maduro –que recientemente asesinó a un soldado combatiente por la libertad de su pueblo, Oscar Pérez– estén intereses y compromisos que asombrarían la sensibilidad del mundo cristiano.

No veo otro curso de explicación de estos afanes extraños al sentimiento cristiano, entre quienes están puestos para seguir la huella del Redentor. Y es que al final no somos otra cosa que seres humanos, incluido el papa y los cardenales. Y, como suele decirse, “El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Cabe aquí recordar un hecho reciente sucedido en el Vaticano. Que en ocasión del Sínodo destinado a enfocar la cuestión de la familia (octubre, 2015), el papa habría privilegiado a prelados de su cercanías. En carta dirigida al papa, un grupo de cardenales decía que tenian temor de que ya todo estuviera decidido y manipulado el debate, en función de la redacción del documento final del mismo. Lo que da idea de una conducta similar a la de nuestros caudillos populistas en el poder.

Y para justificar la conducta del papa no va eso de que “Cristo fue socialista”. Porque el Cristo, en su propia doctrina, no podría sino condenar el abominable trato vejatorio que los gobiernos socialistas imponen sobre sus desvalidos pueblos. De esto da cuenta el artículo que anexamos.

papa-francisco

“El hastío del católico liberal ante el descarado proselitismo del Papa Francisco”

(Eztractado de: PanamPost-Rafael Ruiz Velasco)

<<Y es que al Papa Francisco le salta la vena zurda cada vez que se le presenta oportunidad de emitir una opinión sobre política o dar un mensaje sobre las realidades que enfrentamos como sociedad en nuestros tiempos, ignorando y segregando por completo a todos aquellos católicos que no compartimos las ideas retrogradas de la izquierda.

Sus mensajes en contra de la economía de libre mercado o, como erróneamente él insiste en llamarla, el “neoliberalismo”, han sido los más recurrentes desde que se convirtiera en la máxima figura de la Iglesia católica en 2013.

[…]

En su más reciente gira por Sudamérica tuvo el valor de señalar muchas realidades y problemáticas que sin duda representan una herida lacerante para la población latinoamericana y sin embargo, curiosamente, decidió seguir guardando un silencio que ya resulta escandaloso con respecto a la dictadura socialista presidida por Nicolás Maduro en Venezuela.

Habría que recordarle al Papa que Jesús, bajo ninguna circunstancia, hubiera sido socialista como muchos intelectualoides y activistas de izquierda pretenden afirmar. Algunas precisiones que no está de más traer a colación al respecto son:

Tradición bíblica

Resulta muy ilustrativo recordar cómo fue que, según la tradición bíblica, de entre toda la multitud que lo rodeaba en la ciudad de Jericó, escogió al recaudador del pueblo (Zaqueo) para comer con él y comenzar su proceso de conversión públicamente. Este respondió regresando los bienes confiscados a través de impuestos y pidiendo disculpas públicas a los afectados (tal como deberían de hacer los políticos de nuestros días).

[…]. Toda la doctrina cristiana perdería sentido sin el valor de la Libertad como eje central, tal como lo hacen las supuestas buenas obras bajo un régimen socialista que se concretan mediante el uso de la fuerza estatal y a costa de las costillas del contribuyente. Sin libertad las buenas acciones pierden su esencia y valor ético.

El claro activismo pro marxista del papa, su estrecha relación con dictadores y líderes populistas, y su doloroso silencio ante las atrocidades colectivistas del socialismo a nivel global ha terminado por desencantar y guiar hasta el hastío a los cristianos y católicos que ciertamente creen en Dios y en la libertad que este les ha dado para diseñar sus caminos conforme a su propia conciencia y voluntad.>>

Comentarios desde Facebook