No son pocos en el mundo los que cosechan riqueza a costa de mantener a mucha gente en la pobreza y el hambre. Buitres predicadores…

Una de las caras más ruines del populismo y sus ramas afines, está en el negocio que han montado los “ecologetas” induciendo a la intelectualidad bisoña de los países pobres y atrasados, como Bolivia, a repudiar el remedio que la tecnología está poniendo a disposición de la humanidad para sacar del hambre y la desnutrición a centenares millones de personas, a los transgénicos. Para lo que no reparan en apelar a la falsificación de la realidad.

Greenpeace vive del hambre y enfermedad en el Tercer Mundo

“Greenpeace vive del hambre y enfermedad en el Tercer Mundo

No lo digo yo, sino 110 premios Nobel de Medicina, Física y química que se han dirigido contra la ONG supuestamente ecologista por sus campañas contra los alimentos transgénicos.”

(Extractado de: AgroAvances)

<<Contra la demagogia, datos. El arroz es el producto de mayor consumo en los países del Tercer Mundo, cuyas poblaciones tiene serios problemas de desnutrición y graves carencias de Vitamina A cuya falta produce ceguera, mortalidad infantil y problemas durante el embarazo. Pues bien, los de Greenpeace no cesan de oponerse al cultivo del arroz dorado, un cultivo transgénico con gran cantidad de Vitamina A que podría evitar esta carencia que sufren 250 millones de personas en África y el Sudeste Asiático. Adelantándome a aquellos que inmediatamente me atacaran por defender a multinacionales que controlan el mundo y tienen como único fin enriquecerse les diré que este alimento NO está sujeto a Patente alguna.

Y es que sorprende la doble moral de estas y otras organizaciones como la Unión Europea, 17 de cuyos Estados tienen prohibido estos cultivos y que sin embargo bien que importan más de 70 productos transgénicos para la alimentación animal y, cosa curiosa, para fabricar los billetes de euro.

[…]

En un mundo en el que las mascotas de los satisfechos y bien alimentados habitantes de Europa comen mejor y más variado que millones de niños y adultos del Tercer Mundo la adopción de transgénicos no es una opción es una obligación moral bastante más efectiva que darle al clic de me gusta en contra del uso del glisofato por el solo hecho de que lo digan los “ecolojetas” de Greenpeace sin pararnos a informarnos de que es y los beneficios que nos proporciona a nuestra vida diaria.>>

Comentarios desde Facebook