La paradoja del momento histórico de Evo Morales: cuanto más gana, ¡más pierde! Y claro, en tales condiciones, no sabe lo que está haciendo

Resultado de imagen para revolución socialista y fascismo

Eso es lo que viene sucediendo desde hace unos años. Evo Morales derrotó a los cooperativistas mineros, a los discapacitados, a los “luchadores por la democracia”, a los opositores cuyos líderes han preferido el destierro, ha dividido y anulado a los movimientos y organizaciones indígenas, ha amedrentado y manipula a los medios masivos de comunicación, amenaza y persigue a los periodistas, tiene a su favor al Defensor del Pueblo, ha conseguido dominar con su gente la magistratura de la justicia, tiene dos tercios del Legislativo y dominio sobre el Tribunal Electoral, ha logrado echar tierra sobre la corrupción y proteger a sus corruptos, los que delante de la miseria del pueblo exhiben su lujo y privilegios. Promueve la corrupción con una serie de Decretos Supremos por encima de la Ley Safco. Lo mismo que la actividad del narcotráfico. Evo Morales se ha endiosado y actúa como dueño del país disponiendo y amenazando a gusto, dándose lujos escandalosos (avión personal, museo personal, palacio nuevo…). Ha instalado una gigantesca red de medios (radios, televisoras e impresos). Manipula la ley y ultraja la CPE por medio de sus incondicionales del Tribunal Constitucional. Y en tales trajines, Morales quiere ser eterno presidente de Bolivia, a la que está viendo ya como a su feudo. Afán en el que no respeta nada, ni su propia palabra poniéndose por encima de la ley y la moral burlándose de la inteligencia del pueblo. Y ahora, está empeñado en redondear su aparato de represión y sometimiento del pueblo con su tramposo Código Penal, el que además promueve el microcomercio de la cocaína y el aborto.

Estos son los triunfos que han aportado su cuota parte al descrédito del régimen, al punto de lanzar su imagen pública a la cuneta. Los Morales Linera liquidaron un magnífico capital de imagen y prestigio, que cuando estaban llegando al poder (2006) se veía casi sagrado: Evo Morales indígena, pobre y sufrido, ingenuo, bienintencionado, socialista, de izquierda… redentor de los pueblos indígenas y los pobres… ¿Qué queda de esto hoy? Nada. El proyecto de dominio regional al servicio de Cuba llamado “socialismo del siglo XXI lo ha dilapidado.

Resultado de imagen para fidel chavez y morales

Como reiteradamente se ha dicho, los bolivianos no somos los venezolanos ni somos cubanos. Cargamos una larga e intensa tradición de luchas civiles y rebelión popular. Una tradición que los ideólogos del masismo no han logrado borrar. La que ahora se está manifestando masiva, espontánea y crecientemente al haber identificado ya la población que detrás de las lisonjeros clises de la propaganda oficial: “suma qamaña, “socialismo comunitario”, “revolución democrática cultural”, “proceso de cambio”, “mandar obedeciendo al pueblo” no está otra cosa que el torvo socialismo que ha arrastrado al pueblo venezolano al infierno de la pobreza como a los cubanos a la condición de animales domésticos.

Y eso, eso los bolivianos no queremos, ni lo hemos de aceptar nunca. Esto explica las movilizaciones sociales que día a día van creciendo sorprendiendo a oficialistas como a opositores. Algo que los esmirriados partidos políticos no podrían lograr.

Pero, esta vez, Evo Morales no tiene que derrotar a los partidos políticos y caudillos de oposición. A estas alturas, su enemigo principal, es ya el pueblo boliviano. Porque es a Bolivia que los Linera Morales le han declarado la guerra. Y de esta no pueden salir victoriosos. Ya no engañan a nadie, ya no hoy, ante la vitrina socialista que constituye Venezuela.

¿Que padre o madre de familia en su sano juicio querría que sus hijos vivan las desgracias que están lacerando el alma de los venezolanos, quién, condenarlos a vivir como domésticos de los dueños del poder como en Cuba? Esto tiene una sola respuesta y salida…