La mancebía como método de la revolución socialista en Bolivia. “Yo, el más ‘men’ de los fiscales, cuido a mi favorita, haga lo que haga y joda a quién joda”

Resultado de imagen para justicia corrupta imagen libre

Autoridades del más alto nivel del gobierno socialista del siglo XXI en Bolivia se han visto envueltos en escándalos de relacionamiento sexual irregular. Tal es el caso del lío que se dio en torno a las relaciones entre el Presidente Morales y la joven Gabriela Zapata involucrando tráfico de influencias, empresas chinas, corrupción millonaria, fortunas labradas de la noche a la mañana, mención a una criatura, impacto electoral…

Y hoy nos sorprende el escándalo del caso Alexander. Donde con alevosía, ventaja y sobre seguro las autoridades que imparten justicia ceban su crueldad castigando a un inocente. Destruyéndo a un joven médico, condenado a 20 años de presidio y a la ignominia por jueces y fiscales carentes de sentido moral.

¿Qué fue? Hasta donde se sabe, que una doctora (médico forense) habría cometido un “error” al establecer que hubo violación donde no la hubo. Error que luego habría sido sostenido contra viento marea y evidencia como verdad por el aparato de fiscales presionando a los jueces del caso. ¿Por qué? Pues, simplemente por cariño. Por el cariño del capo de los fiscales a la dichosa doctorita. Que según parece, estaba de novia del gran fiscal, un verdadero guerrero de las luchas izquierdistas y hombre fuerte del sistema de represión instalado en el país por el régimen socialista.

Así, el super capo fiscal parece guiarse por el principio de que, “yo, el más ‘men’ de los fiscales, capo entre capos, protejo a mi favorita haga lo que haga y joda a quién joda… que para eso es que soy autoridad del gobierno antiimperialista, marxista leninista…”

¿Estamos viendo que también la mancebía, como la complicidad en el delito y el compartir la ideología anticapitalista se ha convertido en cemento que une a las autoridades masistas en sus afanes de dominio y extracción corrupta de beneficios?

En Bolivia, por mucho que busquemos, no podremos encontrar nada más perverso que la política, particularmente en las esferas del poder bajo el signo del “socialismo del siglo XXI”. Con gente que se aprecian de seguir las enseñanzas de los Marx, Lenin, Castro, Chávez, Ortega, Maduro.

Y bueno, ya tenemos socialismo, también narcotráfico y corrupción prosperando así como mancebía en el poder… ¡Qué más nos falta!

Comentarios desde Facebook