La educación boliviana en manos del gobierno, derechista o izquierdista, va rodando cuesta abajo conforme aumenta el rol de la burocracia estatal

Resultado de imagen para educacion deficiente Bolivia

No podría ser de otra manera, con un Estado, que siguiendo la tradición colonial, viene siendo gobernado como instrumento puesto para el enriquecimiento de la autoridad y sus allegados (pasto de corrupción), antes que para administrar los intereses del país.

Desde la década de los 90 se han ensayado dos reformas educativas, que no han conseguido detener la decadencia y mediocridad del sistema educativo. Reformas diseñadas al calor de ocurrencias ideológicas, antes que en función de un real diagnóstico de los problemas que determinan su deficiente calidad, como debiera ser.

El diagnóstico requerido, no consiste en meras listas de problemas, inconvenientes o carencias, o en juntar datos sobre la población escolar, infraestructura, material didáctico, presupuesto, personal… sino, en encontrar entre todos estos factores los que tienen rol fundamental. No otra cosa que los problemas que definen la situación negativa del sistema. Y esto es lo que no se ha hecho en las dos reformas educativas que enfocamos.

La realidad social indica que los factores concurrentes no tienen igual peso determinativo. Que algunos de ellos serán fundamentales mientras otros serán sólo derivaciones. Así es como se procede en los diagnósticos médicos, en procura de encontrar el origen del mal que aqueja al paciente, para no limitarse a tantear tratamientos sobre aspectos meramente sintomáticos, y responder científicamente.

Si esto es así, cabe pues preguntarse: ¿por qué será que los peritos y especialistas pedagogos contratados para las dichosas reformas, con millonarios presupuestos en dólares, no han advertido la necesidad de un diagnóstico de la estructura de problemas del sistema educativo?

Dos cosas podrían explicarlo: a) que estos consultores peritos carecían de la capacidad técnica requerida, o, b) que no empeñaron suficiente atención y esfuerzo en su trabajo. Lo que nos lleva a la cuestión del ¿por qué el gobierno contrató a gente de insuficiente capacidad e interés en su trabajo?

Estudios enfocados en la Reforma Educativa de 1994 (financiada con un crédito del Banco Mundial de 20 millones de dólares) dan cuenta de los motivos que pesaron en este proceder poco responsable:

<<…aquellas consultorías que, aparentemente, no tuvieron los resultados esperados. ¿Por qué siempre se contrataba a unas mismas personas por valores de hasta un millón de dólares? Queremos el perfil de los contratados y por qué lo fueron”.>> (Lupe Cajías, encargada de la Vicepresidencia para combatir la corrupción, 2002)

Resultado de imagen para educacion corrupcion Bolivia

Y así fue, los resultados de la investigación confirmaron las sospechas de corrupción. Dando a entender que el poder político contrató a personal carente de la calificación profesional y la responsabilidad requerida. Lo que explica el haber dejado pasar un aspecto tan elemental como el diagnóstico que debería orientar la reforma. Nos referimos a contrataciones donde antes que la idoneidad profesional pesa la militancia, la parentela, la amistad y principalmente la oportunidad para quienes contratan de hacerse de jugosas comisiones irregulares.

La última reforma, la del MAS, llamada “Avelino Siñani”, tampoco tiene un diagnóstico como el requerido. Y no es aventurado pensar que este vacío se deba a las mismas causas que incidieron en la anterior reforma movimientista.

Estos son los indicadores de la calidad de las propuestas de reajuste y desarrollo del sistema educativo del país, donde extrañamente no se hacen consideraciones sobre la deficiente calidad de la misma. Lo que da pauta de que han sido abordadas no tanto con intenciones de mejorarla, sino para dar satisfacción a los antojos ideológicos de moda.

Actitud entre las autoridades del país y la intelectualidad que explica también la razón de la ausencia de procesos de evaluación de la calidad educativa. Consecuencia, que más allá de la desidia, corresponde al afán de encubrimiento de la perversa manera en que se usufructúa del presupuesto educativo –que no es precisamente poca cosa comparado con la de los países de la región–. Hablamos del usufructo en torno al que han surgido organizaciones de corte mafioso entre las élites de docentes, técnicos pedagogos, autoridades del sector y hasta capos de las Juntas Escolares. Los que con cada afán de reforma disponen de mucho dinero para cosechar personalmente a título de trabajo técnico, congresos educativos, etc.

Todo un escenario de ruindad, donde lo que más admira es el concurso cómplice de la burocracia internacional involucrada en los afanes difícilmente explicables de personalidades como el siete veces Ministro de Educación, Enrique Ipiña Melgar o el que luego sería Vicepresidente del Estado, Víctor Hugo Cárdenas, en papel de pedagogo.

No basta con tanteos ideológicos, una reforma educativa consecuente con los intereses del país y en procura del mejoramiento de su actual mísera calidad requiere de una visión clara de la estructura de problemas que padece, y la determinación de sus problemas fundamentales. Sólo a partir de este diagnóstico será posible abordar el diseño de la reforma con posibilidades de éxito. Tal como plantea el Programa Social Libertario, propio del Movimiento Tierra y Libertad.

Resultado de imagen para educacion alternativa en bolivia

“Una educación sin evaluación, Bolivia se retiró del programa de certificación educativa”

(Extractado de: El Día)

<< Después de que Bolivia rechazó participar del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) en el 2016, expertos en educación opinan que es de suma importancia que el país forme parte de algún tipo de evaluación porque seguir como estamos es estar en la penumbra. De ese modo, señalan que el resultado de esto está en un claro ejemplo: los miles de jóvenes que  no pasan las Pruebas de Suficiencia Académica (PSA) para ingresar a la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM).>>