Indicadores del histórico final del marxismo por obra de su último logro: el grotesco y trágico “socialismo del siglo XXI”

Por Walter Reynaga Vásquez…

Como fiera acorralada, Maduro y sus jefes cubanos no dejan de ser peligrosos. De Venezuela están saliendo denuncias del reclutamiento forzoso de jóvenes y niños para utilizarlos como carne de cañón ante el hipotético ataque de las fuerzas que buscan restablecer la democracia en este desgraciado país:

<<Una denuncia del diputado Americo De Grazia alertó a los venezolanos, el parlamentario señaló que efectivos del Servicio de Inteligencia (Sebin) estarían secuestrando a adolescentes en el estado Zulia como parte de un plan reclutamiento de jóvenes en Venezuela para presuntamente llevarlos a la frontera.>>

¿Está preparando Maduro un escenario de guerra civil similar al desatado en Siria? Podría ser ante la situación en la que se ha visto por los planes de asistencia humanitaria en marcha:

<<“Maduro está en el cuadrante de perder-perder por sus propios errores: pierde si impide la entrada de la ayuda humanitaria, lo cual solo puede hacer violentamente, y pierde si permite que entre. Su dilema es ser aún más cruel o ser derrotado.>>

Los crímenes de lesa humanidad y sus tratos con el narcotráfico lo han puesto en una situación de no retorno. Al parecer como parte de la estrategia diseñada por Fidel castro para poner en marcha el “socialismo del siglo XXI”, en procura de asegurarse la fidelidad de sus operadores en la región hasta las últimas consecuencias. Maduro sabe bien que no  tendrá refugio en ningún lugar del planeta donde la justicia no logre alcanzarlo y castigar sus delitos en su persona como en la de sus familiares cómplices.

<<Enfermos y voluntarios se mezclaron en una jornada “para atender a los ciudadanos más vulnerables”, como recordó el presidente de la Asamblea Nacional. Para introducir y repartir la ayuda, más de 600.000 voluntarios, hasta ahora, están dispuestos a cumplir sus órdenes y “hacer lo necesario para que ingrese” a Venezuela, pese a que el gobierno suma un “ladrillo” tras otro a su muro revolucionario. El penúltimo está protagonizado por el proveedor estatal de internet (Cantv), que bloqueó la plataforma web de registro de los voluntarios.>>

Comentarios desde Facebook