Identificar al socialista Maduro con el liberal Simón Bolívar… ¿Ignorancia, mala fe o ambas cosas?

 

  1. Bolívar liberal.

Para despejar dudas sobre la ideología de Simón Bolívar, aquí van algunas de sus más célebres frases dando evidencia de su claro pensamiento liberal:

«Yo soy siempre fiel al sistema liberal y justo que proclamó mi patria».

«Como amo la libertad tengo sentimientos nobles y liberales; y si suelo ser severo, es solamente con aquellos que pretenden destruirnos».

«Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos».

«Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía.»

«La libertad es el único objetivo digno del sacrificio de la vida de los hombres».

 

  1. Maduro socialista.

“Todo lo que hacemos es rumbo al socialismo y todos los sectores que quieran trabajar están incluidos, pero nuestra decisión es construir el socialismo productivo, diversificado, en Venezuela. Y la base económica del socialista tiene que ser poderosa”. (elcomercio.com)

“Al Gobierno de Cuba hay que ponerle un parao, porque desde Cuba están manipulando líderes internos del país. El Gobierno de Cuba está proponiendo cosas internamente, cosas que no le conviene (…) Las recientes medidas económicas, lo más seguro es que ese lineamiento venga de Cuba”. (Carlos Hurtado, coordinador nacional de Clase Media Socialista, Globovisión.com).

Y si hay algo socialista con pureza de sangre, al presente, es el régimen cubano dirigido por la familia Castro.

 

  1. Socialismo o capitalismo liberal

Socialismo y capitalismo son contrarios e incompatibles. El capitalismo se caracteriza por la economía de mercado. El socialismo, por la economía estatizada y planificada que margina el mercado. El capitalismo pone en juego la libertad de las personas (y sus empresas privadas) tomando decisiones sobre el qué, cómo y para quién producir orientados por los precios arrojados por el mercado. El socialismo niega la libertad de las personas y pone en manos del gobierno (y sus empresas estatales) el exclusivo derecho a decidir qué, cómo y para quién producir. El capitalismo se rige por su propia racionalidad. El socialismo impone la racionalidad política sobre la economía. Esto es lo fundamental, y no el discurso artero en afán de ocultar intenciones inconfesables.

De ahí también el absurdo de llamar “capitalismo de estado” a regímenes como el de Maduro en Venezuela y Evo Morales en Bolivia… El capitalismo sólo puede ser de mercado, como el socialismo, de estado. Los regímenes como los de Michelle Bachelett en Chile no son socialistas, sino, capitalistas intervenidos por el estado, aun cuando el partido de gobierno se llame socialista. Igual en China e incluso Vietnam.

De ahí el absurdo: “Defender a Venezuela es defender la soberanía de Latinoamérica; defender a Maduro, es como defender a Simón Bolívar, gran revolucionario” (Evo Morales).

Fuente: Página Siete.

Comentarios desde Facebook