Estrategia popular ante los desafíos del MAS y su nueva ley de partidos

Por Walter Reynaga Vásquez//…

Resultado de imagen para pueblo boliviano en crisis

La realidad está marcando ya la línea estratégica a seguir para enfrentar los afanes dictatoriales de Evo Morales y el MAS, en ese sentido:

Separar el proceso político de reivindicación de la soberanía popular en dos fases

Fase I.- Destinada a derrotar los afanes dictatoriales de Evo Morales y el MAS, y sacarlos del poder el 2019, sea haciendo respetar el 21F, venciendo a sus candidatos en elecciones o encarando al Gobierno en las calles.

Razones.- El momento actual exige unidad en las fuerzas opositoras por encima de las diferencias ideológicas y las ambiciones de liderazgo ante la magnitud del peligro que representa para el país la ofensiva totalitaria (aliada a la corrupción y el narcotráfico) encabezada por Evo Morales bajo patrocinio del “socialismo del siglo XXI”. Unidad que no se logrará si cada partido y plataforma ciudadana ve en las elecciones del 2019 el momento de hacer valer su programa y líderes propios por encima de los otros.

Fase II.- Ya vencido el MAS y salvada la soberanía popular, viene la etapa de reorganización institucional del país en procura de consolidar la democracia y conformar un sistema económico apto para vencer el atraso, la pobreza y la inestabilidad social. Momento en el que podrán expresarse las ideologías, programas y liderazgo de cada partido y plataforma ciudadana en sus diferencias compitiendo por tomar el poder.

 

FASE I:

Se asume la necesidad de un Gobierno de Transición que gobierne por sólo dos años.

Programa Mínimo de Consenso del Gobierno de Transición   

  1. Restablecer la democracia y el estado de derecho reafirmando la soberanía popular y la independencia de poderes, así como la libertad y los derechos ciudadanos, destejiendo la trama de normas y políticas de afán dictatorial del MAS. En ese mismo sentido: a) establecer por ley la auditoría independiente externa periódica sobre las empresas del Estado, los Ministerios, Gobernaciones y Alcaldías, b) el Control Social Abierto para que cada ciudadano tenga potestad para investigar posibles hechos de corrupción con acceso a archivos documentales, dado que hoy los encargados del control social se hacen socios de la corrupción; y, c) instaurar el Sistema de Veracidad Pública, por el que anualmente a las principales autoridades de gobierno de les aplicará el detector de mentiras (el “polígrafo” u otra técnica más actual) planteándoles 10 preguntas sobre sus funciones de gobierno, una medida política sin efectos judiciales.

Razones.- El gobierno y administración del estado han sido convertidos en negocio privado de los gobernantes, que los manejan como si fuera su propiedad personal, en reserva y secreto para su propio beneficio. Se ha privatizado de facto el Estado, pisoteando al dueño del Estado: el pueblo. Que como tal tiene todo el derecho a saber cómo manejan su patrimonio los encargados de gobernar. Más aún cuando la corrupción ha trasminado todo el aparato gubernamental al punto de degenerar las funciones y responsabilidades del Estado. A esta situación perversa contribuye el uso de la mentira y la desinformación metódica destinadas a engañar y manipular la opinión pública. Son estas las razones que justifican la Auditoría Independiente Externa, el Control Social Abierto y el Sistema de Veracidad Pública. Hablamos de cambios revolucionarios en el sistema político y de gobierno que disminuirán el albedrío de las elites en el poder fortaleciendo la soberanía popular con mecanismos prácticos de control ciudadano sobre el gobierno, que de este modo mejorará su desempeño al servicio del país.

  1. Sostener el funcionamiento de la administración pública y las empresas del estado en los mejores términos posibles, así como el ambiente económico del país con una política económica, monetaria y fiscal prudente en función de la estabilidad del sistema productivo, la seguridad jurídica y el equilibrio de ingresos y egresos del Estado, evitando cambios drásticos así como procesos de crisis.
  2. Iniciar los procesos de investigación sobre los hechos de corrupción y de los crímenes y atentados a los derechos humanos y civiles cometidos por autoridades del gobierno del MAS, en procura del resarcimiento de daños a las víctimas y el rescate de los dineros malversados. Para el efecto, hacer los cambios que fueren necesarios en el poder judicial y la legislación.
  3. Llamar a elecciones generales democráticas en el plazo de 18 meses a partir del posesión del Gobierno de Transición. Para lo que deberá  habilitar la normativa correspondiente en función de abrir el sistema democrático a la más amplia participación ciudadana, como elector o candidato. Evitando las trampas, condiciones interesadas y restricciones actuales establecidas por el MAS y los anteriores gobiernos en sus afanes por monopolizar la actividad política. Reajustar la composición del Tribunal Electoral en provecho de su idoneidad.

 

Gobierno de Transición a cargo del Frente Único de Resistencia Democrática (FURD)

A este fin, orientar los esfuerzos de la oposición y la disidencia en procura de la formación de una organización capaz de unir las fuerzas contrarias al totalitarismo por encima de sus diferencias ideológicas y de liderazgo. Frente que deberá habilitar su participación en las próximas elecciones dentro del marco de la mañosa normativa masista.

Cómo lograr el FURD

  • Con el Programa Mínimo de Consenso ya señalado como el principal factor de aglutinación de las fuerzas opositoras. Nadie que se aprecie de demócrata, patriota y contrario a los afanes dictatoriales del MAS podría rechazarlo sin contradecir sus mismos valores, sea este un político o un simple ciudadano. Cualidad que le da al Programa un gran potencial de impacto favorable en el electorado.
  • Al orientarse el proceso hacia un Gobierno de Transición por un periodo de sólo 2 años abre la posibilidad de que a futuro próximo los partidos y líderes puedan tomar el poder en función de sus programas de gobierno, en una competencia democrática limpia.
  • Por una selección de candidatos que sea del agrado de las masas ciudadanas sin generar animadversión en los partidos políticos ni las Plataformas Ciudadanas. Hablamos de postular ciudadanos idóneos bajo los siguientes criterios: no haber estado en funciones de gobierno, no ser dirigente nacional ni regional de partido político alguno, no estar involucrado en hechos de corrupción en el gobierno o en las organizaciones sociales, haber demostrado en la práctica su vocación democrática y rechazo a la dictadura totalitaria. Comprometerse públicamente con documento notariado a cumplir las pautas y plazos referidos en el Programa Mínimo de Consenso del Gobierno de Transición. Esto, además de reunir las condiciones que exige la legislación del país para este tipo de candidaturas. A este fin se dividirá el proceso en dos etapas, a) la preselección técnica de postulantes, y, b) la designación definitiva de candidatos.
  • Preselección técnica. En Congreso de Plataformas Ciudadanas y organizaciones civiles se conformará un Comité Preseleccionador Técnico. El que convocará públicamente a las distintas Plataformas Ciudadanas y organizaciones civiles a presentar sus postulantes a la Presidencia y Vicepresidencia del Estado Boliviano (2020-2025). Examinada la idoneidad de las personas postuladas procederá a elaborar una amplia lista con la gente que reúna las condiciones técnicas y morales requeridas para ejercer la Presidencia y la Vicepresidencia. Lista que tendrá un mínimo de 20 personas y un máximo de 100, si las postulaciones idóneas excedieran este límite tendrán prioridad quienes se hayan inscrito antes.
  • Luego de hecha la preselección técnica de postulantes se procederá a la designación de los candidatos por medio de un sorteo donde cada uno y todos tengan la misma oportunidad. Lo que se hará en forma pública, ante notario de fe pública y los medios masivos de comunicación nacional y extranjera sin restricción alguna.
  • Publicar los resultados, explicando a la opinión pública el proceso seguido y sus virtudes.
  • Negociar con los partidos políticos habilitados legalmente para las Elecciones del 2019 la posibilidad de que postulen a nuestros candidatos. Lo que se tendría que hacer a través de Elecciones Primarias. De este modo, por acuerdo público con tal o cual partido nuestros candidatos serán inscritos ante la Tribunal Electoral como candidatos.
  • La nominación de candidatos a parlamentarios deberá seguir similar proceso. Dejando para el partido que dé la cobertura legal a la candidatura el 20% de las plazas. En lo que los partidos procederán según sus usos, costumbres y normas.

Razones del sorteo.- Esta forma de selección final de candidatos es la única manera de lograr igualdad de participación entre todos los precandidatos y las organizaciones que los postulan. Sólo el sorteo podrá superar los posibles afanes desde cada plataforma, organización o agrupación por presionar y hasta manipular la selección de candidatos. Afán que podría dar lugar a una competencia desaforada con riesgo de sacar a la luz lo peor de las diferencias ideológicas y las ambiciones personales desatando presiones hasta el encono, exacerbando las diferencias al punto de provocar alejamientos y fractura en el FURD.

Y no se pierda de vista que el sorteo ha sido parte de la democracia desde los tiempos de la antigua Atenas. La que lo utiliza precisamente para frenar la manipulación de la voluntad ciudadana por el dinero y la presión de los potentados. Por si esto pareciera poco recordemos que la sabiduría de la Biblia incluye también el uso del sorteo: “Entonces Moisés dio órdenes a los hijos de Israel, diciendo: Esta es la tierra que repartiréis por sorteo entre vosotros como posesión, la cual el SEÑOR ha ordenado dar a las nueve tribus y a la media tribu.” (Números 34:13). “La suerte se echa en el regazo; mas de Jehová es el juicio de ella.” (Proverbios 16:33). Y, ocurre que ahora mismo en el país se escoge por sorteo a quienes harán el papel de “jurados electorales”. Y es que el sorteo puede ser profundamente racional y justo en determinados casos. Es más, “El sufragio por sorteo es propio de la naturaleza de la democracia; el sufragio por elección, de la aristocracia”. (Montesquieu).

  • Estos procesos deberán ajustarse a los estrechos plazos establecidos por ley (conformación de alianzas hasta octubre y elecciones primarias en enero). Tanto las alianzas como las elecciones primarias deberán cumplir las determinaciones de las “plataformas ciudadanas”, dando las formas legales requeridas.

FASE II…

 

La Paz, 27/08/18

 

Comentarios desde Facebook