¿Es el capitalismo la causa de la miseria que viven muchos pueblos del mundo, en países de economía pre capitalista o socialista?

Construcción de una de las escuelas de adobe.

 

Los ideólogos marxistas y de izquierda en general se vieron en la intemperie cuando el “campo socialista” encabezado por la URSS implosiona y se autodestruye al inicio de la década final del siglo XX. Mientras el mundo capitalista sigue su curso ascendente. Fue así que se quedaron sin razón, argumento ni tema que reprocharle al capitalismo y justificar sus afanes. Caducó su cancionero revolucionario.

Hoy está muy en claro que la vaticinada pobreza creciente del proletariado dentro del capitalismo no corresponde a la realidad. Ni la caída de la “tasa de ganancia” que haría insostenible la actividad burguesa. Tampoco la definitiva “crisis de sobreproducción”. Y el creciente desarrollo de las fuerzas productivas no muestra dificultades que superar para seguir prosperando en el marco del capitalismo, al menos no como para presionar un cambio revolucionario del “modo de producción”. Asunto del que Marx decía: <<…Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella, y jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua.>> (Marx, Karl: Prólogo a la contribución a la Crítica de la Economía Política, 1859). Lo que explicaría el fracaso del socialismo real a partir de Rusia.

En suma, que Marx no logra acertar en nada en su afán por prever lo substancial del futuro del capitalismo, y menos aún el del socialismo.

Y así es como sus ideólogos herederos, quedan en la intemperie sin tema ni argumento que reprocharle al capitalismo. Por lo que se dan a inventar asuntos y temas como el creciente calentamiento global. Y, por medio de Wallerstein (creador del concepto “sistema mundo capitalista”) a dar por realidad que la pobreza y el atraso que sufre aún buena parte de la humanidad es cosa del capitalismo. Idea impuesta que pone en el mismo saco a países de modo de producción pre capitalistas y hasta socialistas junto a países de modo de producción capitalista. Una mezcla absurda que ni Karl Marx aceptaría por respeto al contenido de su concepto “modo de producción”. Un concepto fundamental de su visión del mundo, que Wallerstein tergiversa atribuyendo igual contenido a su astuto invento: “sistema mundo capitalista”.

 

La falta de agua es uno de los problemas más graves para la población de Sudán del Sur.

Los teóricos del neomarxismo tendría que abrir los ojos, no sólo a las tesis básicas de su filósofo ídolo, sino también y con prioridad a la realidad concreta de la humanidad en estos tiempos. Así podrían ver que una buena parte de los países estancados en la pobreza y el atraso son países de economía socialista, como Venezuela, Cuba, Corea del Norte… y que los demás países pobres viven aún dentro de realidades feudales y acaso aún más primitivas, como es el caso del segundo país más pobre del mundo, Sudán del Sur, como de grandes zonas de nuestro país, Bolivia:

<<“Las cosas han mejorado un poco”, insiste Parladé. Pero Sudán del Sur es todavía el segundo país más pobre del mundo. Viajar a Yirol es viajar al pasado. Allí se vive como en el neolítico. La agricultura y la ganadería son la base de la economía de un Estado que no tiene salida al mar. Los sursudaneses cultivan una especie de cacahuete, que mezclan con una hierba hasta obtener una pasta que es la base de su alimentación.

[…]

Pero las vacas son todavía la moneda de cambio en un país donde impera el trueque, aunque son pocos los bienes que se pueden intercambiar. En Sudán del Sur no hay ricos. Algunos han hecho dinero en Yuba, la capital, pero en el resto del país hay pobres y muy pobres. Sin embargo, los dueños de las vacas despuntan. Son los banqueros de Sudán del Sur, pero sus sedes sociales no son grandes rascacielos, sino vaquerías, donde los animales conviven con las personas, que cubren sus cuerpos con cenizas para evitar a las moscas que atraen los rebaños.>> ( CLARIN: “Planeta tristeza, Así se vive en el segundo país más pobre del mundo“, 2018)

Comentarios desde Facebook