En el mercado vale la capacidad productiva de la gente. Capacidad igual entre hombres y mujeres, conforme pesa más la inteligencia que la fuerza física en la economía

Lo que no ocurre en las economías pre capitalistas y socialistas, donde el poder político prima sobre la economía. Poder político donde a su vez prima la imposición de la fuerza. Lo que explica la hegemonía de los varones en el escenario político y la marginalidad de las mujeres en las esferas dirigentes y militantes. Una forma tradicional de distribución del poder según el género que empieza a cambiar en la era moderna con el ascenso de la economía capitalista.

“Libertad económica e igualdad de género van de la mano”

Extractado de: El Cato-Guillermina Sutter Schneider)

 

<< El nuevo Índice de Libertad Económica califica 159 países en base a cinco mediciones de libertad económica: tamaño del Estado, estructura jurídica y garantía de los derechos de propiedad, moneda sana, libertad de comercio internacional y regulación crediticia, laboral y de la empresa.

Publicado por el Instituto Fraser, los datos muestran una fuerte correlación entre la libertad económica y el progreso humano. Las personas que viven en países pertenecientes al primer cuartil de libertad económica no solo gozan de un PIB per cápita promedio mayor que aquellos en el último cuartil, sino que también viven más tiempo, tienen mayores niveles de libertades políticas y civiles y tienden a ser más felices.

[…]

La igualdad de género ante la ley mejora a medida que los países se vuelven más libres económicamente. Aquellos que aún restringen los derechos económicos de las mujeres pagarán mayores costos económicos. Tratar a mujeres y hombres como iguales ante la ley trae mayores grados de libertad económica y aumenta el potencial de crecimiento de la sociedad.>>

Comentarios desde Facebook