El éxito tiene muchos padres, el fracaso es huérfano. La empresas estatal venezolana, sostén de la economía socialista, en ruta de desastre

Pero, ¿podía haber sido de otra manera? No. Bajo las condiciones estructurales de la típica empresa estatal y la tradición latinoamericana de uso corrupto del poder para beneficio de la autoridad, el resultado sólo podía ser: la ruina.

rafael ramirez - pdvsa

“Tormenta en el chavismo: expresidente de PDVSA por 10 años busca “lavarse las manos” ante ruina”

(Extractado de: PanamPost-Sabrina Martín)

<<El expediente de la Comisión de Contraloría de la AN expone los detalles de las investigaciones sobre irregularidades cometidas entre 2004 y 2014, entre los cuales destacan:

Fondo de Pensiones: uso indebido de los Fondos de Pensiones de los extrabajadores de PDVSA producto del montaje y aplicación de una presunta estafa piramidal que expuso a inversores extranjeros a pérdidas por millones de dólares, en coparticipación con el ciudadano Francisco Illarramendi, condenado a 13 años de prisión en EE. UU.

“Tragedia de Amuay”: la explosión que se llevó a cabo en la Refinería Amuay, que derivó en la no investigación de los fondos destinados al mantenimiento de las plantas, así como el correcto uso de los programas y equipos para la oportuna respuesta en caso de accidentes.

Banca Privada d’Andorra: sobrefactura de servicios de la industria petrolera, pagos exorbitantes en comisiones por contratos con las empresas chinas, pagos para la suscripción de contratos de empresas internacionales con PDVSA, cuentas abiertas en la Banca Privada d’Andorra, España y Panamá. Todo esto, “con fines de corrupción y blanqueo de capitales, creación de empresas fantasmas o de maletín, con activos provenientes de la estatal petrolera”.

Banco Espírito Santo: pérdida de fondos públicos debido a la quiebra técnica del banco. El Gobierno de Venezuela, a través de Bandes y Fonden, inyectó 800 millones de euros al grupo lusitano con la compra de títulos de deuda.

Taladros chinos: contratación de PDVSA con la empresa Construema S.A. a través de intermediarios y por un órgano diferente a Bariven S. A., que configuró una adquisición con sobreprecios por USD $257.520.000.

Liaoning Northem Steel Pipes: adquisición de tuberías para las maquinarias petroleras con sobreprecios por USD $12 millones.

Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos S. A. (PDVAL): se otorgaron anticipos sin garantías a 11 intermediarios por USD $111 millones. Debilidades en los procesos de colocación de las órdenes de compra que ascienden a USD $577 millones para la compra de leche, pollo y carne.>>

Comentarios desde Facebook