¿“Doble Aguinaldo”? Ni justo ni racional. El estado suplanta las necesidades del sistema económico en provecho de los intereses políticos del partido de gobierno

Por Walter Reymaga Vásquez…//

Resultado de imagen para doble aguinaldo 2018

Efectivamente, dos cosas pesan en el afán del gobierno socialista de Evo Morales por imponer el “doble aguinaldo”: 1) el lisonjear a la población trabajadora para asegurar su apoyo al MAS en las próximas elecciones; y, 2) la ignorancia de los capos del gobierno sobre la naturaleza de la actividad económica, su mala fe, o ambas cosas.

¿Cuánto puede saber el gobernante de lo que requiere el sistema económico de un país? ¿Lo suficiente como para saber a ciencia cierta cómo definir los salarios, los intereses del capital, la renta de la tierra, los precios de los bienes y servicios, los márgenes de ganancia… qué se debe producir, cómo y cuánto del producto debe ir al estado y cuanto quedar en manos del pueblo productor…?

Los teóricos del socialismo dirán que sí. Que el gobierno puede saber lo suficiente como para decidir todo eso, y así guiar la economía planificadamente para bien de todos. Esa es la idea… El socialismo se basa en la idea de que el gobernante sabe mejor que tu lo que te conviene.

Pero el el fracaso rotundo y sin excepción de la economía socialista en todo el mundo da cuenta de que ningún gobierno está en condiciones de saber todo lo que debiera saber para guiar la economía. Nos referimos a una de las mayores deficiencias de la economía en manos del estado. A uno de los principales factores de sus frustraciones.

Un problema que la economía marxista no podría haber encarado al haber anulado el mercado. Esto es, luego de extinguir la fuente de los precios, el ámbito donde se genera los valores económicos. En cuya ausencia, simplemente, el sistema económico no pueden haber precios. Sin los que, como dicen los economistas libertarios, el cálculo económico es… imposible. Imposibilidad que los gobernantes de la URSS intentaron salvar copiando los precios del mercado capitalista mundial…

Resultado de imagen para economia socialista

Deshuciado el socialismo marxista, ¿qué tal el socialismo tibio en sus diversas variantes incluido el keynesianismo y el nazifascismo? ¿Cómo irían las cosas si antes de anular el mercado sólo se lo manipula, así quedaría este factor generando precios…? ¿Podría en este caso, el gobierno, saber lo suficiente como para guiar la economía apropiadamente? Veamos.

Con un mercado de estas características generando precios el gobierno obtendría los datos requeridos. Cierto, pero encontraría datos distorsionados por el mismo gobierno al incidir en la formación de los precios. Y es que un mercado intervenido no puede arrojar información sobre su efectiva realidad y posibilidades, sobre sus verdaderas necesidades, problemas, virtudes y proyecciones. Una deficiencia que será mayor en la medida de los afanes de intervención. Si a esto se agrega la natural propensión del poder político a manipular la economía en provecho de sus afanes de sostenimiento y ampliación del poder tendremos que sus resultados no pueden ser sino deficientes.

Resultado de imagen para economia socialista

Esto marca la historia de la economía boliviana desde hace 80 años atrás, desde los finales de la Guerra del Chaco (1932-1935), que fue cuando entramos en la ola socialista. Esto es, en un sistema económico sometido al poder político, ejercido inicialmente por el llamado “socialismo militar” y luego por el “nacionalismo revolucionario” y sus derivaciones militaristas y “neoliberales”. El mismo que desde el 2006, con el régimen de Evo Morales, pretende profundizar la intervención hacia la revolución marxista, de la mano del proyecto de dominio regional ideado y comandado por Cuba llamado “socialismo del siglo XXI”.

Si las condiciones estructurales definen la realidad y situación de un sistema económico (hablamos del “modo de producción”, del sistema fundamental de la organización social, la institucionalidad básica…), Bolivia es hoy el resultado de la economía socialista. De la economía bajo el imperio del estado avanzando y retrocediendo en los últimos 80 años. El régimen que viene frenando el natural desarrollo de la economía moderna de mercado. No hablamos de otra cosa que de la causa última del estancamiento del país, de Bolivia, el país más pobre y atrasado de Sudamérica.

Resultado de imagen para economia socialista corrupcion

Si a este cuadro le agregamos el vigente tradicional uso del poder político como algo puesto para el enriquecimiento de la autoridad, tendremos el cuandro completo de la miseria social y la degradación de un país trasminado de corrupción a partir del gobierno.

Es en este marco que ahora tenemos al gobierno empeñado en el “doble aguinaldo”. Esto es, decidido a que las empresas gasten el doble, que soporten una doble carga pasando por encima la particular situación y capacidad de cada una. ¿Cabe mayor absurdo? ¿Por qué un trato igual a realidades empresariales desiguales? En cualquier país como el nuestro habrán empresas exitosas generadoras de grandes ganancias y otras perdidosas sumidas en la insostenibilidad, así como muchas entre estos extremos, y esto al margen de si son empresas grandes, o pequeñas…

Del hecho de que el PIB haya crecido al 4,5% no se puede concluir que todas las empresas lo hayan hecho igualmente. Entonces, ¿cómo puede ser racional el imponerles cargas similares? De este tipo de arbitrariedades se alimentó el desastre económico de Venezuela, de la mano del gobierno socialista de los Chávez y Maduro.

Concedamos que el PIB de Bolivia hubiese crecido en esta gestión por encima del 4,5%. Cosa dudosa por lo poco confiable del INE en manos del gobierno populista. Aún así, la política del doble aguinaldo resulta arbitraria, irracional y tendrá efectos perniciosos sobre la economía del país. Y esto al margen de lo injusto de beneficiar a sólo poco más del 20% de la población económicamente activa (PEA). Dado que cerca del 80% de esta vive mal empleada o subempleada en el sector informal, como cuentapropista, precapitalista.

Resultado de imagen para economia informal bolivia

Comentarios desde Facebook