Definitivamente, las empresas estatales son botines de saqueo antes que empresas reales. El socialismo venezolano lo pone en evidencia

Por Walter Reynaga V…/

Resultado de imagen para corrupcion en el socialismo

1.

Propiedad de todos propiedad de nadie…

Se establece que entre las causas que han llevado al desastre económico al país más rico de la región, Venezuela, está la corrupción de sus empresas estatales, multiplicadas por el régimen socialista que encabezó Hugo Chávez y continúa Maduro con patrocinio cubano desde 1999:

<<En un documento extenso, la ONG hace especial énfasis en 160 empresas de las áreas de minería, hidrocarburos, servicios públicos y agroalimentario; se analizan sus reglas, resultados financieros, responsables de gestión y casos de corrupción que se han denunciado públicamente.

En el caso de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), la principal empresa del país, se indica que la pésima gestión, la politización y la corrupción son las principales causas del sostenido desplome del bombeo de crudo.

[…]

Estos gastos sociales, al tiempo, están vinculados a casos de corrupción como “Pudreval”, como se conoce en Venezuela a una operación que importó toneladas de alimentos descompuestos con recursos de PDVSA.

Además, en la estatal han ocurrido otros hechos de corrupción relacionados con el desvío de recursos, el pago de sobornos y la compra de materiales con sobrecoste.>> (Yahoo.es: “La corrupción en las estatales llevó a Venezuela a la debacle, expone una ONG”, 16-11-18)

Así se ve una vez más: Propiedad de todos, propiedad de nadie. Responsabilidad de todos, responsabilidad de nadie. Una condición estructural de las empresas del estado que las pone al servicio de los afanes de enriquecimiento fácil de sus mismos administradores. Una afán que en la región arranca de los tiempos de la colonia feudal española, que establece que los cargos públicos están hechos para beneficio (léase enriquecimiento) de la autoridad.

2.

El diablo no sabe para quién trabaja

Combinación letal: la tradición del uso del poder para beneficio de la autoridad y el moderno afán estatista del socialismo. El marxismo al servicio de las obscuras prácticas del saqueo colonial superviviente.

Si Marx viviera, viendo cosas como las que pasan en Venezuela diría sin duda que en América Latina se ha llegado a conformar un nuevo y distinto “modo de producción”, caracterizado por su extrema irracionalidad social, como irracional es el saqueo. Un espurio fruto de la combinación de las ideas marxistas y la herencia feudal de la colonia expoliadora. Una constatación que nuestros izquierdistas y marxistas de toda laya deberían sopesar. Y en definitiva, para no seguir insistiendo en sus afanes revolucionarios que en la práctica resultan en afanes reaccionarios y degradantes.

América Latina necesita de nuevas ideas para reconducir su proceso histórico para dejar atrás definitivamente la perversa herencia feudal colonial ibérica. Y estas, no pueden ir en el mismo sentido que las del socialismo, sean en sus expresiones clásicas (soviéticas, maoístas, cubanas, “socialismo del siglo XXI”… ) o enmascaradas bajo rostros keynesianos, socialdemócratas,  “nacionalismo revolucionario”, “pachamamismo”, ecologismo, “ideología de género”, etc.

Y, en Bolivia, este es el momento para hacerlo, para abrir los ojos y la mente, ahora que el país vive el riesgo de la inminente instauración del totalitarismo de la mano del inescrupuloso Evo Morales y sus asesores y mentores cubanos.

Comentarios desde Facebook