Autoridades del más alto nivel del gobierno socialista del siglo XXI en Bolivia se han visto envueltos en escándalos de relacionamiento sexual irregular. Tal es el caso del lío que se dio en torno a las relaciones entre el Presidente Morales y la joven Gabriela Zapata involucrando tráfico de influencias, empresas chinas, corrupción millonaria, fortunas