Categoría: Estudios y Encuestas

La farsa del Salario Mínimo Nacional. Una más del régimen socialista de Evo Morales

El voluntarismo típico de los socialistas en el poder los lleva a dar por hecho lo que sus decretos y leyes pretenden. De ahí cosas como el Viceministerio de la Suprema Felicidad Social del Pueblo creado por Nicolás Maduro en Venezuela. En Bolivia, similar es el caso del Salario Mínimo Nacional que en 12 años habría

El socialismo se ahoga en su propia sangre. En el desastre económico que provoca su irracionalidad

¿Es sostenible la economía socialista? La experiencia de la humanidad indica que no. Y, que en su caída arrastra a la desgracia a sus propios líderes. Un escenario del que Evo Morales no podría ser excepción. De este desastre se salvaron los líderes de la China socialista, cuando en 1978  Deng Xiao Ping inició la

En el Día del Trabajo. El mensaje no marxista de Karl Marx a los trabajadores:

<<El interés del capitalista y del obrero es, por consiguiente, el mismo, afirman los burgueses y sus economistas. En efecto, el obrero perece si el capital no le da empleo. El capital perece si no explota la fuerza de trabajo, y, para explotarla, tiene que comprarla. Cuanto más velozmente crece el capital destinado a la producción,

El mercado está contrapuesto a la guerra. La libre y competitiva compraventa funda relaciones sociales pacíficas…

Leviatan, la política, el monstruo que la humanidad aún no ha logrado domesticar. La guerra es la arbitrariedad que instrumenta la fuerza, mientras que el mercado es el escenario del acuerdo logrado por libre voluntad. Ahí donde las personas consiguen lo que requieren según sus necesidades a cambio de dar algo que requieren otras personas.

Ejemplos de éxito, para reorganizar el país después del “socialismo del siglo XXI” y no retornar al pasado “neoliberal” “nacionalista revolucionario”

Singapur antes y después. Una cosa debería quedar definitivamente establecida luego de la experiencia del “socialismo del siglo XXI” en la conciencia popular: Que hemos venido remando contra la corriente histórica en afán de hacer del Estado el artífice del desarrollo, y que es tiempo ya de dejar atrás este mal paso para construir un

En América Latina, la corrupción sigue a dos factores: oportunidades para sacarle provecho, y una cultura tradicional de uso fraudulento del poder

Mayores oportunidades, en la medida en que el estado se hace cargo de la economía. Tal como ocurre con el socialismo que estatiza la economía y alienta grandes presupuestos fiscales para intervenir en la vida social. Oportunidades que son aprovechadas desechando leyes y principios de moral por quienes están en el poder bajo el influjo