Por Walter Reynaga Vásquez… El estado boliviano carga la funesta herencia de la colonia y sus antecedentes feudales europeos y americanos. Un régimen colonial que en casi cuatro siglos de trajín cristaliza en perversas tradiciones y cultura política, bajo la idea central de que el poder está hecho y puesto para beneficio de la autoridad.