Buen resumen sólo que faltan dos consejos estratégicos para el éxito del populismo de moda: el “socialismo del siglo XXI”

Resultado de imagen para socialismo y corrupcion

Muy buen trabajo el de Víctor Maldonado resumiendo el decálogo del populismo en sus afanes de dominio. Pero, creemos que olvido dos aspectos importantes del método populista en curso, que nos permitimos agregar:

  1. Aprovechar el poder de acción y la plata del narcotráfico, asumiéndolo como aliado estratégico del socialismo. Lo que es totalmente factible al estar los narcos entre los perseguidos por el “imperio”. Sus dineros, sumados a los obtenidos por la exportación de recursos valiosos como el petróleo, ya nacionalizado, serán el factor que hará la diferencia con el pasado llevando al éxito al socialismo. Si el socialismo pobre, sin plata, pudo sostenerse por décadas (en Rusia, Cuba, China…) cuanto y más podrá hacerse con plata. Mejor aún si el narco viene de la mano de la guerrilla. Entonces tendremos aliados pertrechados de conciencia ideológica y capaces de sostener acciones armadas para cuando así lo exijan las tareas de la represión y la defensa del régimen ante los reclamos de las masas acicateadas por el hambre y la injusticia.
  2. La experiencia ha demostrado que la gente que comparte hechos delictivos desarrolla una fidelidad y hasta una hermandad que deriva en férrea unidad ante las amenazas de la justicia. Total, estando en el mismo saco correrán la misma suerte. Siendo así, será bueno convocar, incitar y facilitar a los cercanos a sacarle también provecho a las ocasiones de la corrupción en el aparato del estado y la administración de los recursos públicos. Esto habrá de generar una identificación con el proyecto revolucionario y sus jefes, además de remitir los diezmos de reglamento, de cada botín, al fondo partidario en manos del jefe. Lo que potenciará la actividad partidaria y el liderazgo de este.

“Un pueblo idiotizado, unas clases medias profundamente ignorantes y concupiscentes, y un líder disolvente, son tres características cruciales para acabar con cualquier país.(PU)”

“Manual para destruir un país: 10 pasos a seguir para cualquier tirano en el poder”

“No son únicamente las guerras y las catástrofes las que son capaces de destruir un país. También lo pueden hacer las malas decisiones de sus ciudadanos y de los convocados a dirigirlos”

(Extractado de: PanamPost-Víctor Maldonado)

<<5. Cada idea descabellada transfórmela en una empresa pública.Organice monopolios con cualquier actividad que a usted le parezca “estratégica”. No importa si se trata de una vaquera, un chiquero, una siembra de maíz, cemento, centrales azucareras, siderúrgicas, minas de oro, o explotación de hidrocarburos. Todo lo que pueda arrebatarle al sector privado conviértalo en gasto público. Entregue la gestión a sus amigos más fieles, no importa si saben o no del negocio -porque en manos del socialismo no hay negocios sino saqueos-, no se olvide de darle la tajada correspondiente a los militares. Olvídese de la productividad, la calidad y la efectividad. Se trata de aparentar y de tener una masa crítica clientelar que se vean obligados a acatar cualquier decisión del régimen. Recuerde siempre que la consigna es “cada empleado público es un leal servidor del régimen”. Y no olvide tener esos propósitos descabellados como lanzar satélites, gasoductos continentales, energía nuclear y carrera armamentista.

[…]

  1. Todos siervos del gran hermano llamado régimen.Destruya el mercado, acabe con la capacidad adquisitiva de los salarios, aniquile las empresas, devaste los empleos, asole a los empresarios, extinga el emprendimiento y cuando no haya ni oferta ni demanda organice un sistema de racionamiento de los beneficios a través del carnet de la patria -un sucedáneo del documento de identidad-. Entregue sin regularidad temporal una bolsa de comida, que solo sirva para sobrevivir, aunque se pierda peso. Olvídese de diferenciar entre familias con niños y familias con ancianos. Todos tienen que acostumbrarse a comer poco de lo mismo. La leche maternizada, los pañales, las proteínas, las toallas sanitarias o las pastillas anticonceptivas son todas ellas “instrumentos de dominación capitalista” y herramientas para la dependencia. Recuerde siempre que “ser rico es malo” y tener muchas cosas impide que los demás obtengan algo. De esta forma tendrá a buena parte de la población domesticada y ansiosa, esperando la próxima bolsa que conseguirá haciendo la siguiente fila.>>