¡BOLIVIA, ESTADO HUÉRFANO! ¿Cómo es que se paga a Quiborax 42,6 millones de Dólares cuando la empresa pedía sólo 3 millones? ¡Quién pidió subir la cifra, a beneficio de quién!

Resultado de imagen para estafa al estado socialista

<<Eso sí, cuando se le consultó por una explicación respecto a cómo el Gobierno permitió que pasáramos de un preacuerdo que decía que Bolivia solo debía pagar $us 3.000.000 a un fallo adverso y a una negociación en la que aceptamos pagar $us 42,6 millones, García Linera simplemente no respondió. Tampoco respondió el hoy ministro de Justicia, Héctor Arce.>> (El Deber: “Estado paga $us 42millones a Quiborax, pese a preacuerdo de $us 3 millones, sin arbitraje”).

El caso QUIBORAX parece dar cuenta del tradicional sentido de administración de los intereses del Estado Boliviano. Esto es, en contra del mismo como a favor de sus autoridades coludidas a intereses privados. Confirmando un comentario recurrente, que el Estado Boliviano habitualmente pierde los juicios que le plantean los particulares, nacionales o extranjeros.

 

¡Bolivia, estado huérfano!

Bolivia ha adolecido y adolece de deficiencias de fidelidad con sus intereses en sus propios gobernantes. Pesarían más los intereses particulares solos o ligados a otros, que sus propios intereses. Un problema frecuente por encima del signo ideológico de los gobiernos, similar con derechistas, izquierdistas, socialistas o neoliberales, civiles o militares, cambas y kollas, etc.

Un problema de fondo que da idea de que las élites del país no han superado aún la tradicional visión colonialista: el ver al país como tierra de aventura, apta para lograr fortuna rápida de cualquier modo, para luego mandarse a cambiar.

Actitud saqueadora que para la desgracia del país vienen adoptado también las élites mestizas, aymaras y quechuas, tal como se puede ver del actual gobierno socialista, como en los espacios que ocupa la oposición. Triste el espectáculo de los “reserva moral de la humanidad” imitando desaforadamente los afanes de saqueo de sus maestros, los caudillos oligárquicos que tradicionalmente han disfrutado del Estado.

De ahí que a los ciudadanos del país, los que no vivimos de la política, tendríamos que preguntarnos: ¿cuándo tendrá Bolivia sus propios representantes en el poder? ¿Hasta cuándo permitiremos que Bolivia sea tierra de saqueo a merced de los audaces, criollos y extranjeros? ¿Hasta cuándo nos saquearán impunemente?

<<Un día antes, el expresidente había sugerido una crítica al pago acordado. “Llegamos al caso increíble de que el procurador general del Estado (Pablo Menacho) está dándole la mano y firmando una entrega de $us 42 millones, 50 veces el valor de lo invertido por Quiborax, nada menos que al representante de Quiborax, que a su vez es parte del equipo jurídico privado que está apoyando a Chile en la demanda que Bolivia tiene contra Chile”,>> (Idem)