Avanza el proyecto socialista. La Central Obrera Boliviana fue tomada por Evo Morales. Es que bajo el socialismo no puede existir independencia sindical

Los líderes del socialismo disidente, trotskistas, comunitaristas, anticapitalistas, antiimperialistas y todo género de socialistas tibios, tendrían que saber ya que este régimen de economía planificada bajo mando del estado y enemigo del mercado no es compatible con el sindicato obrero independiente, como no es compatible con la democracia y los derechos humanos.

Los nuevos capos de la COB –“prevendalizados”, según opinión de un dirigente de la COD de  Chuquisaca–,  sueñan con cogobernar con el MAS, al estilo de Lechín en los viejos tiempos del MNR del 52, y cosechar los beneficios materiales consiguientes.

Pero se equivocan, el MNR no pasó de ser un pobre remedo del proyecto socialista por entonces en auge bajo influjo ideológico colectivista marxista y nazifascista. En tanto que el poderoso MAS es parte de un gran proyecto totalitario diseñado y comandado por Cuba para imponer el socialismo en la región, como en los mejores tiempos de Stalin. Condiciones en las que los nuevos dirigentes de la COB no pasarán de ser marionetas bajo sueldo y no los “cogobernadores” que ambicionan ser, dizque en procura de perfeccionar el “proceso de cambio” (Orlando Gutiérrez, anunciado como nuevo capo de la COB).

En los países socialistas, la clase obrera, sus organizaciones sindicales y líderes no son más que la quinta rueda del carro. Una piedra en el zapato que el gobierno soporta por la inercia de la “ideología obrera”. Burócratas en papel de dirigentes de ínfima categoría bajo mando del partido de gobierno y su jefe, sin posibilidad alguna de disentir de las órdenes superiores. Tal como el actual “Defensor del Pueblo” masista.

Tal como dijimos, el pueblo boliviano está siendo arrastrado por el sendero miserable de Venezuela y Cuba… A no llamarse a sorpresa.