Pero, ¿podía haber sido de otra manera? No. Bajo las condiciones estructurales de la típica empresa estatal y la tradición latinoamericana de uso corrupto del poder para beneficio de la autoridad, el resultado sólo podía ser: la ruina. “Tormenta en el chavismo: expresidente de PDVSA por 10 años busca “lavarse las manos” ante ruina” (Extractado