Autor: Admin

Típico modo irresponsable de hacer las cosas en manos del gobierno, sin cuidado alguno por el resultado, salvo la propaganda ante la opinión pública

La que antes que resolver problemas deja un saldo de despilfarro inútil y hasta mayores problemas. Y no es cosa de la “ignorancia” o “incapacidad” de los masistas en el poder. Esta forma de hacer las cosas es propia de los regímenes socialistas, donde la economía está a cargo del gobierno. Tal como ocurrió en

“Cuando la pobreza entra por la puerta el amor sale por la ventana”, incluso entre izquierdistas, poniendo en evidencia la falsía de su mentada solidaridad

La Venezuela de Chávez viene apenas sosteniendo la insostenible economía cubana desde inicios del siglo presente, sacándola de las miserias de la crisis provocada por la falta del apoyo de la URSS luego de que esta se derrumbara sobre sus propios cimientos (1992). Y lo hace a costa de su propia economía, la que desde

El absurdo socialismo destruye la economía venezolana, un país petrolero rico. Imaginen lo que pasará con un país pobre como el nuestro

Más allá del mala cabeza de Maduro o el mismo Chávez, el problema de fondo está en la irracionalidad del régimen que pone la economía en manos del estado, anulando el mercado y la empresa privada. Este es el sistema que llevó al desastre a todos los países socialistas empezando por la URSS. El mismo

La corrupción multimillonaria y el enriquecimiento de los capos socialistas, componente estratégico del “socialismo del siglo XXI”

Y tiene sentido, porque la complicidad tiene la virtud de unir firmemente a los socios en el delito. Así al factor ideológico (marxismo, socialismo izquierdismo, antiimperialismo…) agregan algo mucho más consistente. Lo que explicaría la fidelidad militante en torno al PSUV y su líder Maduro a pesar de lo insostenible de su situación. Si esto

México como Bolivia cargan la misma larga tradición estatista asentada sobre la misma herencia cultural de saqueo de la colonia feudal española

Tampoco los bolivianos somos corruptos por naturaleza, pero vivimos en medio de una cultura que entiende que la autoridad tiene que enriquecerse utilizando su cargo. Una tradición que aprovecha el mar de leyes y reglamentos del gobierno generando confusión y espacios para la corrupción. Donde el 95% de los casos de corrupción quedan en la

El descaro y la impostura son componente estratégico del discurso socialista. Y nuestros líderes del MAS hacen gala del estilo aprendido en Cuba

“El presidente Evo Morales ratificó en una entrevista con ‘France 24’ que por un ‘deseo del pueblo’ se volverá a postular a la presidencia y se enfadó cuando fue consultado sobre las acusaciones en su contra de transformar a Bolivia en una ‘dictadura’ sin respetar los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016.