Autor: Admin

Si yo tuviera ochenta años menos ya estaría sacando pasaporte para irme a Canadá a trabajar, luego de toda una vida de semiocupado en Bolivia

En Bolivia, nada valen 5 años de estudios universitarios ni títulos de masterado y doctorado sino estas incorporado a las roscas que manejan partidos políticos, gobierno y ONGs. El 76% de la población económicamente activa está semiocupada en el sector precapitalista (llamado informal) trabajando jornadas hasta de 12 horas sin acceso al seguro social ni

Buen resumen sólo que faltan dos consejos estratégicos para el éxito del populismo de moda: el “socialismo del siglo XXI”

Muy buen trabajo el de Víctor Maldonado resumiendo el decálogo del populismo en sus afanes de dominio. Pero, creemos que olvido dos aspectos importantes del método populista en curso, que nos permitimos agregar: Aprovechar el poder de acción y la plata del narcotráfico, asumiéndolo como aliado estratégico del socialismo. Lo que es totalmente factible al

La Participación Popular incubó el ascenso al poder de Evo Morales, al incorporar al sistema político corrupto al liderazgo provincial y rural indígena

La Participación Popular, de la que se enorgullecen los movimientistas, fue concebida en el marco del populismo socialista. En la idea de que nadie salvo el poder político puede llevar el país hacia el desarrollo. Pero ocurre que con esta pretensión, antes que darle dinámica de prosperidad al país, incorpora al liderazgo popular provincial, rural

El mercado está contrapuesto a la guerra. La libre y competitiva compraventa funda relaciones sociales pacíficas…

Leviatan, la política, el monstruo que la humanidad aún no ha logrado domesticar. La guerra es la arbitrariedad que instrumenta la fuerza, mientras que el mercado es el escenario del acuerdo logrado por libre voluntad. Ahí donde las personas consiguen lo que requieren según sus necesidades a cambio de dar algo que requieren otras personas.

Ejemplos de éxito, para reorganizar el país después del “socialismo del siglo XXI” y no retornar al pasado “neoliberal” “nacionalista revolucionario”

Singapur antes y después. Una cosa debería quedar definitivamente establecida luego de la experiencia del “socialismo del siglo XXI” en la conciencia popular: Que hemos venido remando contra la corriente histórica en afán de hacer del Estado el artífice del desarrollo, y que es tiempo ya de dejar atrás este mal paso para construir un

En América Latina, la corrupción sigue a dos factores: oportunidades para sacarle provecho, y una cultura tradicional de uso fraudulento del poder

Mayores oportunidades, en la medida en que el estado se hace cargo de la economía. Tal como ocurre con el socialismo que estatiza la economía y alienta grandes presupuestos fiscales para intervenir en la vida social. Oportunidades que son aprovechadas desechando leyes y principios de moral por quienes están en el poder bajo el influjo