Si los jefes de la revolución no son revolucionarios, ¡qué son! Y, si los reprimidos por la revolución son los revolucionarios, ¡Cuál es la revolución!

<<Impactante revelación de Pablo Milanés: ‘En la Cuba revolucionaria hubo campos de concentración y a mí también me enviaron allí” […] “Condenaron a miles de muchachos jóvenes simplemente porque pensaban libremente”.

[…]

La Tercera le preguntó por qué siguió creyendo en la revolución después de eso que vivió. Y Milanés respondió: Porque yo soy revolucionario. Ellos no, yo sí.”>> (Infobae).

 

Revelador… Lo cierto es que ni los líderes ni los simpatizantes de la revolución socialista saben bien qué quieren, ni antes ni ahora. Nada nuevo, tampoco lo sabían los Marx, Lenin, Trotski, Stalin, Mao… De ahí sus miserables resultados.

¿Alguno de los conductores e ideólogos del “socialismo del siglo XXI”, llamado también, “socialismo comunitario” o suma qamaña… sabe aceptablemente qué quieren hacer a través de su revolución socialista? No lo saben.

Y ojalá alguno de estos preclaros conductores de  los pueblos se diera el trabajo de responder esta cuestión, siquiera para rebatir mi afirmación. Pero no lo harán, ya los conocemos. Los hipócritas saben que no saben y que detrás de sus discursos populistas esconden no más que intenciones inconfesables.

Tales, como la estrategia de alianza con el narcotráfico para “derrotar al imperio” y financiar la revolución. ¿Acaso no están en esto precisamente las guerrillas marxistas y los afanes de los gobiernos del “socialismo del siglo XXI”? O, ¿en afán de enriquecerse por medio del uso corrupto del poder y los recursos públicos, en procura de transformarse, ellos, en empresarios? Etc.

Comentarios desde Facebook