Con cualquier bandera ideológica, identidad racial, étnica, regional o cultura la corrupción atrapa en sus prometedoras redes a los políticos y administradores del estado, en sus niveles centrales como en los autónomos. Y es que en el fondo, la razón definitiva, está en que el interés privado es más fuerte que el colectivo y termina