La guerra declarada por Marx al capitalismo hace ya más de siglo y medio ha apelado a toda clase de recursos y medios en procura de alcanzar sus objetivos, derrotar al gobierno procapitalista, tomar el poder e instalar el régimen socialista. El santo odio revolucionario al capitalismo, la empresa privada y al imperialismo cultivado porfiadamente