Día: 23 Abril, 2018

El mercado está contrapuesto a la guerra. La libre y competitiva compraventa funda relaciones sociales pacíficas…

Leviatan, la política, el monstruo que la humanidad aún no ha logrado domesticar. La guerra es la arbitrariedad que instrumenta la fuerza, mientras que el mercado es el escenario del acuerdo logrado por libre voluntad. Ahí donde las personas consiguen lo que requieren según sus necesidades a cambio de dar algo que requieren otras personas.

Ejemplos de éxito, para reorganizar el país después del “socialismo del siglo XXI” y no retornar al pasado “neoliberal” “nacionalista revolucionario”

Singapur antes y después. Una cosa debería quedar definitivamente establecida luego de la experiencia del “socialismo del siglo XXI” en la conciencia popular: Que hemos venido remando contra la corriente histórica en afán de hacer del Estado el artífice del desarrollo, y que es tiempo ya de dejar atrás este mal paso para construir un