Que un tercio de la producción se va al juqueo en la empresa minera estatal Huanuni, quiere decir que una vez más triunfa el interés individual por encima del interés colectivo –una de las causas del fracaso del socialismo–. Y cómo no, siendo que las ganancias de los jucus están muy por encima de lo