En el Perú como en Bolivia gobernar es uno de los negocios privados más jugosos y seguros. Un escenario donde la desatada avidez de las élites políticas del país hace y deshace burlando a la opinión pública y la justicia. Al punto de haber cuasi universalizado la corrupción en las esferas de la actividad política